Entrevista laboral

CÓMO TRIUNFAR EN UNA ENTREVISTA LABORAL

Lo principal para triunfar en una entrevista laboral es estar bien preparado.

La preparación de la entrevista se divide en 3 fases: antes, durante y después de la entrevista.

Antes de la entrevista:

  • Averigua todo lo que puedas sobre la empresa: su historia, cultura corporativa, competencia, rentabilidad, etc.,
  • Aprende tu curriculum, te harán preguntas más profundas sobre todos tus datos.
  • Prepara tu argumento: Formación realizada, puntos fuertes y débiles, experiencia profesional, etc.,
  • Lleva siempre una copia de tu curriculum y de las titulaciones que poseas, relacionadas con el puesto de trabajo.
  • Cuida tu imagen y apariencia, ve limpio y aseado.
  • Calma tus nervios, pueden jugarte una mala pasada.

 Durante la entrevista:

  • Sé puntual, pero no demasiado. Lo aconsejable llegar 10 minutos antes.
  • Crea una buena impresión. La primera impresión es muy importante y tu vestimenta es determinante.
  • Para saludar al entrevistador, esperar a que el decida si ofrece la mano o da dos besos. Si no, ofrece la mano con firmeza, mirando a los ojos y sonriendo.
  • Es muy importante no desviar la mirada, el 80% de la entrevista tenemos que estar mirando al entrevistador, siempre sin intimidar.
  • Al tomar asiento, sigue sus indicaciones, espera a que te lo indiquen y mantén la postura erguida.
  • Debes hablar con un tono de voz correcto, que se te oiga bien pero sin gritar.
  • Cuando el entrevistador te invite a ello puedes preguntar las dudas que tengas sobre el puesto.
  • Al marcharse, estrecha nuevamente la mano del entrevistador y agradécele su tiempo.

Después de la entrevista:

  • Valora la experiencia.
  • Analiza los resultados.
  • Anota los puntos fuertes y débiles.

Lo importante es aprender de cada una de las entrevistas y presentarte a la siguiente con más seguridad y más argumentos a tu favor.

COMUNICACIÓN NO VERBAL

  • LA MIRADA

Mirar directamente a los ojos de quien nos habla muestra interés y atención, pero mantener una mirada directa durante todo el tiempo es demasiado agresivo. En una entrevista de trabajo, convendría mirar a los ojos del entrevistador al menos el 80% del tiempo.

Durante la conversación, desviar la mirada justo antes de empezar a hablar indica que lo que vamos a decir es fruto de una reflexión meditada, mientras que mirar a derecha o izquierda cuando nos hablan suele ser una demostración de desinterés.

  • LA POSICIÓN DEL CUERPO

Siéntate derecho/a, ni al borde de la silla (muestra inseguridad), ni repantigado/a (falta de respeto). La norma fundamental es la que distingue entre cerrazón y apertura. Los brazos cruzados protegiendo el cuerpo son una posición defensiva, mientras que las posturas abiertas demuestran relajación, hasta el punto –cuando son demasiado abiertas- de transmitir desinterés y mala educación. El cruce de piernas, con el tobillo encima de la rodilla, es muy poco recomendable en una entrevista de trabajo.

  • LOS MOVIMIENTOS DE LA CABEZA

Asentir repetidamente mientras escuchamos puede significar que entendemos y estamos de acuerdo o que queremos que nuestro entrevistador acabe lo antes posible para responderle. Una ligera inclinación hacia delante indica que estamos escuchando, y escuchando con interés si al mismo tiempo nos inclinamos hacia un lado.

  • LAS MANOS

A menudo no sabemos qué hacer con ellas, pero ellas siempre acaban haciendo algo, como por ejemplo:

– Juguetear con objetos: puede significar nerviosismo e inseguridad.

– Entrelazar los dedos: es un gesto que expresa autoridad y rigor, pero también voluntad de entendimiento y espíritu constructivo.

– Frotarlas entre sí: síntoma de impaciencia.

– Girar para mostrar las palmas: transmitimos sinceridad y franqueza

PREGUNTAS FRECUENTES Y CONSEJOS PARA LAS RESPUESTAS

Para romper el hielo

En estas preguntas, lo mejor es dejarse llevar, no se trata de dar las respuestas más acertadas. Muéstrate natural y simplemente charla con normalidad para que te conozca un poco más.

Aquí dejamos algunos ejemplos:

  • ¡Vaya día! ¡Qué caluroso/frío/lluvioso!

Simplemente da tu opinión de como veas el día, no hace falta demostrar nada, así que no te compliques haciendo partes meteorológicos.

  • ¿Le costó mucho encontrar el edificio?

Di que todo ha ido bien y sin ningún problema. Si llegas tarde, pide disculpas pero no cuentes las razones si no son importantes.

  • ¿Cómo prefiere que le llame?

Es preferible que no digas que te da igual, ya que el nombre es una de las cosas más importantes que tienes y mereces que te llamen como a ti te guste más.

Conocimientos de la empresa y del puesto que solicitas

Es una forma de ver si realmente lo vas a dar todo en ese puesto y has invertido tiempo en investigar, o para ti es simplemente una forma de obtener ingresos y vas a ese trabajo como si fueses a cualquier otro.

  • ¿Qué sabe sobre la empresa?

Es una de las primeras preguntas que suelen hacer. Por eso, es importante que te informes todo lo que puedas sobre la empresa para poder responder con facilidad.

  • ¿Por qué cree que es la persona indicada para este puesto?

Responde poniendo énfasis en tus puntos fuertes respecto a experiencia laboral y conocimientos. Es importante resumir aquello que es importante, como tu ilusión, ganas de trabajar, interés por ese trabajo o el conocimiento que tienes de la empresa.

Formación y experiencia profesional

La información de nuestro curriculum no siempre está completa. Estas preguntas van destinadas a obtener información que no está recogida en el curriculum y que ellos necesitan.

Con estas preguntas son con las que debes impresionar, comentando tus mayores éxitos y mostrando todo lo que has aprendido.

Intenta hacerte un buen guión para que no se te olvide nada el día de la entrevista.

  • ¿Qué idiomas habla?

Contesta con sinceridad, ten en cuenta que te pueden hacer una o varias preguntas a las que deberás responder en el idioma que has dicho que hablas.

  • ¿Qué experiencia tiene en el sector?

Si no tienes experiencia para el puesto, resalta que lo que te falta de experiencia lo compensas con tu gran interés y tu capacidad por aprender, además de que también supone mayor facilidad para asimilar cosas nuevas sin tener vicios adquiridos.

Si tu historial profesional no está muy relacionado con el puesto puedes mencionar que una persona no es una sola profesión y tienes una gran capacidad de adaptación.

  • ¿Qué éxitos laborales destacaría?

Trata de explicar aquellos éxitos que además de beneficiarte a ti personalmente, hayan supuesto un beneficio para la empresa. Hazle ver que las aptitudes que demostraste en esos casos, también podrías aplicarlas en el trabajo que estás solicitando.

  • ¿Le han echado de algún trabajo?

Es muy importante que no mientas en una entrevista de trabajo, si realmente te echaron de algún trabajo debes responder que sí, ya que es algo muy fácil de averiguar. Evita siempre criticar a tu anterior empresa o tus anteriores jefes. Expón lo que has aprendido de la situación, como te ha hecho cambiar y contar que fue lo que ocurrió sin entrar en detalles que te perjudiquen.

Sobre la búsqueda de trabajo y tus expectativas

  • ¿Por qué estuvo tanto tiempo sin trabajar?

Explícale como has estado buscando empleo de forma activa, demuéstrale que eres una persona con inquietudes y que te interesa seguir formándote. Para ello, nada mejor que citar los cursos, prácticas, doctorados o masters que has hecho durante tu etapa como desempleado.

  • ¿Cual sería su puesto de trabajo ideal?

Explica las características que te gustaría que tuviese el puesto de trabajo. Un trabajo donde seguir aprendiendo, en el que se valore tu esfuerzo, con compañeros entusiastas y donde tener responsabilidades. Intenta ajustar tu respuesta a las características del puesto para el que estás haciendo la entrevista.

  • ¿Qué metas tiene de cara al futuro?

Céntrate en tus metas profesionales y como piensas conseguirlas. No tienen porque estar relacionadas con esa empresa, pero sí podrías comentar que tu meta más inmediata es trabajar con ellos para seguir progresando hasta alcanzar ciertos objetivos profesionales.

  • ¿Dónde se ve dentro de 5 años?

Intenta centrarte en lo laboral, no concretes demasiado en que puesto quieres estar o cuanto quieres ganar, di mejor que esperas seguir trabajando (en general, no en esa empresa) y enfrentándote a nuevos retos.

Sobre tu personalidad

  • Hábleme sobre usted

Esta es una de las preguntas más comunes y a la vez más difíciles de contestar. Normalmente el entrevistador aclarará que período y aspectos de tu vida son los que le interesa que le cuentes.

Deberías tener un guión con tus distintas etapas estudiantiles y profesionales para poder elegir que elementos quieres destacar, sobre tus conocimientos y experiencia laboral.

  • ¿Cuáles son sus puntos fuertes?

Destaca los puntos fuertes que tengan que ver con lo personal y lo profesional. Es muy importante que sepas analizarte y te conozcas para elegir que destacar. Intenta mencionar las cualidades que más tengan que ver con el puesto que estás solicitando; ejemplos en los que demostraste habilidades de comunicación, lealtad, orientación a resultados, sacrificio, etc., Al menos ten en mente tres virtudes que quieras mencionar.

  • ¿Cuáles son sus puntos débiles?

Es mejor que menciones aquellos defectos que menos relación tienen con el puesto que solicitas. El truco está en mencionar defectos que pueden ser virtudes, como por ejemplo tardar un poco más en hacer las cosas porque te gusta que queden perfectas o ser algo cabezota por no parar hasta llegar a tu objetivo. Si mencionas otros defectos como por ejemplo la desorganización, di también qué técnicas has aprendido para corregirlos, y como ahora ya no afecten a tu trabajo.

Ante todo, hay que dejar claro que sea cual sea nuestro defecto o defectos, ya los hemos superado o conocemos la forma de sortearlos y sacar adelante nuestro trabajo.